Venezuela responderá con más trabajo ante cualquier agresión imperial, asevera El Aissami

El vicepresidente para el Área Económica, Tareck El Aissami, aseveró este jueves que ante cada agresión imperial, Venezuela responderá con más trabajo y producción para la construcción de un nación potencia, tal y como lo establece el Plan de la Patria 2019-2025.

«A cada agresión más trabajo, más Revolución, más socialismo y más poder para la clase trabajadora», expresó El Aissami, durante una inspección a la empresa Venalum, dedica a la producción y comercialización de aluminio a nivel nacional e internacional.

A través de un video, divulgado en su cuenta en la red Twitter; El Aissami indicó que, además, la clase trabajadora sabrá responder ante las calumnias y agresiones perpetradas desde el gobierno de los Estados Unidos (EEUU), que pretende generar desestabilización y zozobra en la nación, para crear un escenario de intervención militar.

De igual forma, calificó una vez más de infame, las acusaciones de gobierno de EEUU en su contra. «No podrán con nosotros, somos fuego sagrado, todas las calumnias, mentiras, infamias, agresiones la responderemos con el fuego sagrado de la patria, con nuestro amor por la causa revolucionaria», recalcó.

El gobierno de Estados Unidos (EEUU) incluyó este miércoles a El Aissami en una lista de «los más buscados» por su gobierno, por presunto narcotráfico, a pesar de que durante su gestión como ministro del Relaciones Interiores y Justicia, el vicepresidente para el Área Económica ejecutó políticas de lucha contra este crimen. Producto de ellas se logró la captura de 102 narcotraficantes, de los cuales 21 fueron entregados a la nación norteamericana y 30 a Colombia.

Desde entonces, no ha cesado la escalada de acusaciones por parte del Gobierno norteamericano. En 2017, el gobierno estadounidense pretendió vincularlo con el narcotráfico, a pesar de que EEUU es uno de los países con mayor consumo de drogas en la región, y ha insistido en pretender vincular a Venezuela con estos delitos desde 2005. En esa fecha, Venezuela rompió soberanamente relaciones con la oficina de Administración Federal de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), tras comprobarse que servía de fachada para el espionaje y era utilizada «para, incluso, apoyar al narcotráfico», tal como reveló el entonces presidente, Hugo Chávez.

El Chamancito está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache